La importancia de la liquidez financiera en nuestro negocio

Publicado por: joanlanzagorta el Jun 15, 2016 1:17:38 PM

falta-de-liquidez.jpg

La liquidez financiera es uno de los temas que muchos emprendedores pasan por alto a la hora de planear sus finanzas tanto las propias como las de su negocio. Esta es una métrica clave porque nos permite detectar posibles problemas en nuestro flujo de efectivo antes de que éstos se conviertan en un grave problema.

¿Qué es la liquidez financiera?

En términos prácticos, la liquidez financiera es una medida de la capacidad de una empresa para cubrir sus obligaciones inmediatas y de corto plazo (es decir, con vencimiento menor a un año).

Por otro lado, la liquidez de un activo nos indica qué tan fácil y rápido es convertirlo en efectivo. Por ejemplo, un activo muy líquido es el dinero depositado en la cuenta de cheques de la empresa, mientras que un local propio es un activo con muy poca liquidez.

¿Por qué es importante la liquidez?

Una compañía puede vender mucho y generar interesantes ganancias. Pero si no puede cobrar a tiempo a sus clientes, pronto podría verse envuelta en problemas financieros, como la falta de recursos para pagar sus obligaciones inmediatas: desde el pago de servicios hasta salarios para sus trabajadores.

No es un secreto que muchas empresas tienen poco efectivo y un alto volumen en cuentas por cobrar. Una venta no representa necesariamente una entrada de efectivo, hasta que el cliente pague.

En otras palabras, las cuentas por cobrar son un activo, pero no accesible. Aún cuando la empresa sea muy rentable, si uno no tiene cuidado de mantenerlas bajo control, podrían generar una severa falta de liquidez. Y con ella muchísimos problemas financieros.

¿Cómo se mide la liquidez?

Hay varias métricas pero la que más nos gusta es la razón de flujo de efectivo. Es muy fácil calcularlo, simplemente debemos tomar el total de efectivo que entra a nuestra operación y dividirlo entre el total de nuestras obligaciones inmediatas y de corto plazo.

Nos indica qué tan factible es que podamos enfrentarlas con el flujo que entra a nuestra empresa.

Falta de liquidez empresarial

Probablemente estás preparado para imprevistos con seguros de gastos médicos, seguros de auto, y ¿tienes seguro de liquidez en tu empresa?

Como dueño o administrador sabes que cada acierto o error se verá reflejado en la salud de la empresa por eso hay que controlar a detalle la operación del día a día, sin dejar de buscar oportunidades de crecimiento. No querrás ser recordado como el que dejó pasar el deal del año por falta de efectivo, o quien no supo manejar un problema de liquidez en la empresa.

Aquí te presentamos los problemas de liquidez más comunes en las empresas:

1: No pagaron la factura

Todos hemos estado ahí. Llevas semanas o meses, esperando el pago de una factura que ya se debió haber visto reflejada en saldo a favor. Y lo único que tienes a favor son recuerdos de capacitaciones en servicio al cliente que te permiten decirle al deudor que con mucho gusto quedas en espera de su amable pa… tun… tun… tun… ¿se cortó la llamada?

2: Se te cae una cobranza

La pesadilla del encargado de cobranza. Imagínate. Esperar a que llegue el mensaje del depósito y recibir en su lugar un mail, avisando por enésima vez que no va a llegar el pago. Como película del cine de oro mexicano, en la que dejan a la novia vestida y alborotada. Sólo que aquí el que se queda esperando trae corbata con un nudo de cuentas por pagar.

3: Es quincena y no han pagado

Dicen que la recompensa a un trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho. Pero a quién le dan pan que llore, o mejor dicho, a-quién-le-depositan-su-quincena que llore. Y como sucede hasta en las mejores familias, hay cosas que “los muchachos” no tienen por qué enterarse, así que optas por llevar el secreto a la tumba y siempre pagar las quincenas a tiempo. Le pasó al primo de un amigo.

4: Hay que pagar impuestos

No hay forma de evitarlos y entre más dinero genere tu empresa, más impuestos hay que tener que pagar, estos pueden afectar tus ganancias y utilidades. Además de afectar y disminuir tu liquidez. 

Cómo evitar una crisis de liquidez

Ya conocemos qué es la liquidez empresarial y qué es lo que pasa si una empresa no cuenta con ella. Es importante ahora conocer cómo evitar una crisis. El flujo de efectivo es como oxígeno la empresa. Si no hay entrada de efectivo, tarde o temprano nos empezamos a ahogar. Si no somos capaces de cobrar a tiempo, ponemos en riesgo el pago a nuestros empleados y proveedores.

Irónicamente, cuando más sufren las empresas es cuando reciben un pedido demasiado grande, por ejemplo de una tienda departamental o una cadena de supermercados. Al principio uno celebra, pero después empiezan los problemas. Hay que ver cómo le vamos a hacer para surtirlo. Tenemos que comprar materia prima, contratar quizá más personal, un servicio de transporte – todo esto cuesta dinero y hay que pagarlo.

A su vez, es muy probable que esta gran tienda nos pague 90 días después de ingresada la factura – tiempo que no esperará el personal ni el resto de la cadena de suministro, causando entonces un gigantesco estrés y presión financiera al negocio.

Por eso es tan importante que como dueños de un negocio, tengamos estrategias que nos permitan manejar el flujo de efectivo de la mejor manera posible. En otras palabras, buscar que el dinero entre lo más rápido posible a nuestra empresa y se vaya lo más lento posible, optimizando así el ciclo.

Para ello podemos considerar varias opciones – incluso una combinación de ellas:

  1. Ofrezcamos un incentivo por pronto pago. Las empresas pequeñas pagan por lo general antes que las grandes: sus procesos administrativos suelen ser mucho más complejos. Pero además si la factura queda traspapelada o nuestro pago se demora por alguna situación, nuestros problemas podrían ser enormes. En la medida de lo posible, podemos intentar ofrecer algún incentivo – como un descuento – por pagarnos en menor plazo. Nuestro margen será sin duda un poco menor, pero a su vez la presión financiera será menor.
  2. Negociemos anticipos. Dependerá desde luego de la práctica de nuestro mercado, pero a veces un pago adelantado de un 20% hasta un 50% puede ayudarnos a tener el oxígeno necesario antes de comenzar el trabajo. Adicionalmente, podemos tratar de incluir entregables que detonen pagos adicionales durante el desarrollo de las labores.
  3. Negociemos términos flexibles de pago también con nuestros proveedores. Desde luego que para que eso se logre, tendremos que tener ya una relación estrecha con ellos. Si un proveedor entiende la importancia de ese gran pedido para nosotros y hemos sido clientes leales, es posible que lo consideren.
  4. Tengamos un buen manejo de nuestras cuentas por cobrar. Esto nos permitirá identificar a los clientes que más tardan en pagarnos y detectar a tiempo los problemas potenciales. Así podremos desarrollar estrategias o negociar con ellos de manera distinta, como por ejemplo pago a la entrega.
  5. Considerar el factoraje como una alternativa que nos permite disponer anticipadamente de cuentas por cobrar. Es decir, cedemos parte de los derechos de crédito a la empresa de factoraje, a cambio de un costo financiero (usualmente un porcentaje).
  6. Obtener una línea de crédito de liquidez, revolvente, que sea flexible y de la cual podamos disponer de manera inmediata. Esa es una de las ventajas de Oportuno, solución de Financiera Cualli pensada para ti.

 

¿Necesito una línea de crédito de liquidez?

Siempre es una buena idea mantener una línea de crédito disponible en caso necesario, que nos pueda ayudar a enfrentar una contingencia. En muchas ocasiones no tienen ningún costo, excepto por los días en las que la utilizamos.

¿Qué pasaría si dependemos de un pago importante que no llega a tiempo, y por lo tanto no podemos hacer frente al pago de impuestos o de la nómina? Una línea de crédito de liquidez podría ser de gran ayuda.

¿O si se da la posibilidad de un negocio importante, que requiere rentar maquinaria adicional y no tenemos el efectivo disponible para ello? Una línea de crédito de liquidez nos daría los recursos inmediatos para poder aprovechar esa oportunidad.

Recordemos además que los negocios suelen tener ingresos variables que en algunos casos varían mucho según la época del año. Mientras que los gastos fijos por lo general permanecen constantes. Una línea de crédito de liquidez puede ayudarnos a suavizar nuestro flujo de efectivo y mantener la viabilidad en el cumplimiento de nuestras obligaciones con los empleados y proveedores, incluso con los clientes.

En Financiera Cualli contamos con Oportuno: una línea de crédito de liquidez financiera inmediata que puede ofrecerte muchas ventajas. Acércate a nosotros, escucharemos tus necesidades particulares para que obtengas un crédito a tu medida.Cómo no perder liquidez si tus clientes te pagan en 30, 60 y 90 días

Categorias: Finanzas Empresariales

Suscríbete al newsletter